Mejores máquinas de cardio del mercado

máquinas de cardio

¿Sigues pensando que las máquinas de cardio solo sirven para calentar o para perder esos kilos de más? No son pocos los estudios que corroboran los beneficios que el ejercicio de cardio, realizado con una intensidad de moderada a alta, de forma recurrente y durante un mínimo de 30 minutos, proporciona a tu salud, física y mental. Precisamente, las máquinas de cardio deben su nombre al objetivo que persiguen: permitirte aprovechar todos esos beneficios.

Si deseas ahondar en las razones, probadas científicamente, que demuestran por qué todos deberíamos realizar de forma regular algún tipo de actividad cardiovascular, te invitamos a que continúes leyendo. Además, descubrirás qué tipos de máquinas existen, cuál es la idónea para ti y cómo puedes obtener el máximo rendimiento de la que elijas. ¿Nos acompañas?

Aquí tienes los mejores tipos de máquinas de cardio más buscados

Te explicamos un poco más sobre las máquinas de cardio:

Aquí tienes todos los tipos de máquinas de cardio que hay en la actualidad:

  • Cintas de correr. Resultan las más populares y efectivas para quemar calorías y grasa, sin obviar que amortiguan el impacto que el piso ejerce sobre las articulaciones. Te recomendamos que comiences con una inclinación del 2% y vayas aumentándola conforme mejores tu técnica y tu desempeño. Si deseas ampliar información, te invitamos a consultar nuestra guía de compra.
  • Bicicletas estáticas. El secreto para obtener de ellas el máximo beneficio a nivel cardiovascular reside en colocar el manillar más alto que el sillín. Este simple gesto prevendrá que te encorves sobre el manillar y sobrecargues la parte baja de la espalda. Las piernas deben permanecer tensionadas durante toda la sesión, como si estuvieran empujando y tirando de los pedales al mismo tiempo. Si deseas ampliar información, lee nuestra guía de compra.
  • Bicicletas spinning. También llamadas bicicletas de indoor, te aseguran una experiencia de pedaleo muy próxima a la que tendrías si estuvieras en el exterior. A su vez, están diseñadas para mejorar tanto la resistencia cardio-pulmonar como la fuerza, a diferencia de las estáticas que solo se centran en el primer aspecto. Si esta opción es tu preferida para ejercitarte, recuerda seguir una misma estructura en cada sesión. Calienta, alterna las cuestas, los llanos y los sprints en la fase de máxima intensidad y dedica los últimos 10 minutos a descongestionar. El pedaleo debe ser redondo y con la punta del pie hacia arriba siguiendo una cadencia de 60-120 pedaleos por minuto. Si deseas ampliar información, te recomendamos consultar nuestra guía de compra.
  • Bicicletas elípticas. El gasto calórico que lograrás es equiparable al de las bicicletas estáticas, e inferior al de las cintas de correr. Sin embargo, permiten ejercitar varios grupos de músculos en un solo entrenamiento, algo que te ayudará a ahorrar tiempo. Una de sus mayores fortalezas es que son efectivas para preservar una correcta higiene postural y para suprimir esos vicios que a medio-largo plazo acaban pasándonos factura. Una vez más, las sesiones planteadas a partir de la alternancia de intervalos con dispares inclinaciones de la rampa facilitarán que alcances mayores y más rápidos progresos. De hecho, las elípticas de calidad ya tienen preinstalados programas que juegan con esas variaciones para proveerte de una experiencia de ejercitación más completa. Para ahondar en este campo consulta nuestra guía de compra.
  • Steps. ¿Sabes que subir 33 pisos de escaleras cada día provee a tu cuerpo de un 17% más del oxígeno que puede llegar a transportar durante un minuto de ejercicio? No existe una práctica de cardio más retadora que el step. No en vano, tonifica todos los músculos de las piernas (cuádriceps, isquiotibiales, glúteos y gemelos) y te obliga a ejercitar el core para equilibrar la postura. Si deseas ampliar información, consulta nuestra guía de compra.
  • Plataformas vibratorias. Las vibraciones que emiten hacen contraer los músculos y su calor moviliza las células adiposas. Así, además de favorecer el ejercicio cardiovascular y activar la circulación, estas máquinas se han hecho muy populares entre el público femenino por su probada eficacia para combatir la celulitis y la retención de líquidos. La silueta se remodela y la piel luce más uniforme y tersa. Las piernas cansadas y/o hinchadas mejoran visiblemente. Para lograrlo resulta indispensable ser constante, seguir una dieta equilibrada, así como un estilo de vida activo. Su frecuencia de uso no debe exceder de las 2 o 3 sesiones al día de una duración de 10 minutos cada una. Si la empleas para practicar tablas de cardio sobre ella puedes alcanzar un consumo de entre 200 y 500 calorías. No obstante, su uso está desaconsejado en determinados perfiles. Así, las embarazadas, las personas que recientemente se hayan sometido a una intervención quirúrgica, las que sufren afecciones relacionadas con la retina, osteoporosis o las que tienen marcapasos no deberían ejercitarse en ellas. Si te apetece ampliar información, consulta nuestra guía de compra.
  • Pedales estáticos. Activan el retorno venoso y resultan más que recomendables para subsanar la merma de movilidad en la articulación del tobillo, de la rodilla o de la cadera. El mismo efecto es extensible a las extremidades superiores. Huesos y músculos se ven reforzados y el dolor remite tras su uso, como mínimo, 4 veces por semana. Dado que su utilización no exige un gran esfuerzo son idóneos para todas las personas, sin importar su rango de edad ni su condición física previa. Son especialmente interesantes para los que están inmersos en la recuperación de una lesión o convalecientes. Eso sí, la espalda siempre debe permanecer recta y se ha de procurar contraer el core durante la rutina. Si deseas ampliar información, accede a nuestra guía de compra.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)